Acoso sexual en el trabajo: lo que pueden hacer las víctimas

Estudios o campañas en medios sociales como “#Aufschrei” o “#MeToo” demuestran que el acoso sexual es una triste vida cotidiana en Alemania, también en el lugar de trabajo. En el trabajo, existen puntos de contacto y regulaciones para proteger a los afectados. Una visión general de las preguntas y respuestas más importantes:

¿Qué dice la ley?

El acoso sexual es un delito penal. Según la oficina de lucha contra la discriminación de la Confederación, según los casos, se aplican varios párrafos, desde insultos y calumnias hasta acoso, agresión sexual y violación. Además, los empleados están protegidos por la Ley general de igualdad de trato (Allgemeine Gleichbehandlungsgesetz, AGG) y la respectiva ley nacional de igualdad de oportunidades. La AGG prohíbe el acoso sexual como forma de discriminación basada en el género. Independientemente de género, posición y orientación sexual.

¿Dónde comienza el acoso sexual?

Hay casos cristalinos: toques indeseados, por ejemplo, besos forzados, exhibicionismo e incluso coerción. El acoso sexual o sexualizado comienza antes, sin embargo, según un folleto de la Federación Alemana de Sindicatos (DGB) sobre el tema – en las miradas, gestos y palabras. Éstos incluyen mirar fijamente al escote o silbar detrás, así como chistes sexistas, apodos al estilo de “dulzura” o correos electrónicos ambiguos.

¿Pero no pueden ser sólo chistes estúpidos o intentos de coqueteo?

Mayormente no. “No quería decir eso” y “¿No más cumplidos?” son defensas populares. Sin embargo, rara vez se corresponden con la verdad: por regla general, los perpetradores saben muy bien cuándo su comportamiento excede los límites y lastima a los demás. Así lo señala el órgano de lucha contra la discriminación. Por lo tanto, los afectados no deben estar perturbados y no deben buscar la culpa, sino defenderse. A más tardar si el acoso no se detiene, el caso está claro.

¿Qué pueden hacer los afectados?

Un claro “¡No!” suele ser más efectivo que ignorarlo, explica la DGB. Vale la pena documentar los incidentes en detalle y luego nombrarlos claramente, posiblemente con la ayuda de colegas como testigos. Si usted no cree que este sea el caso o si no tiene éxito, debe ponerse en contacto con su empleador. El/ella debe tomar en serio estas quejas y proteger a los empleados del acoso – de lo contrario, él/ella viola su deber oficial. Puede, por ejemplo, advertir a los autores o incluso avisarles de la rescisión. Por lo tanto, quien se queja no debe verse perjudicado en el trabajo.

¿Qué pasa si el empleador no ayuda – o es él mismo un perpetrador?

A continuación, dependiendo de la empresa, existen varios puntos de contacto, que van desde la Oficina de Reclamaciones de la AGG hasta el comité de empresa y el responsable de Igualdad de Oportunidades. Según la DGB, si no existe tal cosa, los afectados pueden acudir a asociaciones profesionales o cámaras, por ejemplo, o recurrir a un abogado. El asesoramiento telefónico está disponible en la oficina de lucha contra la discriminación o en la línea de ayuda “Violencia contra la mujer”, que también ayuda en casos de acoso sexual.

Leave a Reply