Entradas recientes Categorías

Un nuevo operador o inversor debe saber que, por muy veterano que sea uno en la inversión, puede equivocarse y nunca puede predecir correctamente el comportamiento del mercado siempre. A diferencia de las inversiones en fondos de inversión, las inversiones directas en acciones conllevan una mayor cuota de riesgo y recompensa. Más que mantener acciones de calidad durante un período más largo, muchos inversores minoristas están probando sus manos también en el comercio de día o el comercio a corto plazo.

Los inversores tienen que ser conscientes de que las inversiones en bolsa pueden ser gratificantes, pero también puede haber pérdidas que se coman el capital. El movimiento de los precios de las acciones no siempre es lineal y también puede haber periodos sostenidos de mercado bajista. La selección de valores puede basarse en razones fundamentales y técnicas, y si uno quiere comprar valores a corto o medio plazo, debe adoptar un enfoque adecuado.

En esta ocasión compartimos algunos consejos y reglas que pueden ayudar a los inversores minoristas, especialmente a los principiantes, a la hora de comprar acciones. ¡Conoce qué tan confiable es el trading con el broker Eurobond Plus, ellos no dejan nada al azar, visita broker Eurobond Plus!

Proteger el capital

Hay que entender que la inversión es como la liebre: lento y constante se gana la carrera. Lo fundamental que deben seguir los inversores es proteger su capital. Hay que establecer unas prácticas de gestión de amenazas bien calculadas. Se puede hacer de las siguientes maneras:

(a) Definir una pérdida por operación – Uno debe decidir previamente la cantidad de pérdida que puede soportar por operación. Uno debe ejercer esa firmeza y salir de la jugada.

(b) Invertir parcialmente – Uno no debe invertir todo el capital en ninguna jugada, por muy seguro que esté.

Entender la expectativa de un movimiento

Un nuevo operador o inversor debe saber que, por muy veterano que sea uno en el juego, puede equivocarse y nunca puede predecir correctamente el comportamiento del mercado siempre. A menudo, jugadores muy experimentados también se han equivocado en sus operaciones o apuestas. En este caso, es importante saber cuánto dinero puede ganar a su favor en lugar de cuánto dinero ha perdido cuando la operación resulta en una pérdida.

Compruebe la realidad

Querer duplicar el capital cada año para obtener un beneficio del 10% cada año es muy poco realista. Esto no es posible a largo plazo. Establecer objetivos reales es el primer paso para tener éxito. Tener un objetivo de conseguir un 20 – 25 % es una apuesta segura. Además, no hay que caer en la trampa y comprar pólizas que prometen más rentabilidad.

No invertir en instrumentos apalancados

Los inversores inexpertos deben ceñirse definitivamente a la renta variable en la división de efectivo y no a los futuros y las opciones. En la inversión, el apalancamiento es un arma de doble filo. Las perspectivas de obtener beneficios aumentan, pero también las pérdidas.

Mantener la sencillez

Hay muchos jugadores jóvenes que se exceden un poco en la elaboración de estrategias y en la compra de nuevos programas informáticos para obtener una ventaja sobre los demás. Hay que entender que no hay una olla de oro que se pueda conseguir. Hay que mantener la sencillez para mantener la estabilidad financiera. Mantenga su análisis también simple.

El último consejo es invertir en acciones de grandes empresas. Es una apuesta segura para los operadores invertir en las 200 empresas más importantes. Así se asegurará de no caer en acciones basura y de invertir en las mejores, que le reportarán buenos rendimientos.

Desde tiempos inmemoriales, la renta variable ha ayudado a los inversores a crear riqueza a largo plazo. Esto ha ayudado enormemente a muchas personas a alcanzar sus objetivos financieros sin problemas. Pero el secreto de la creación de riqueza a partir de los mercados reside en el enfoque. Si tiene en cuenta los puntos anteriores, sin duda le irá bien en los mercados y creará riqueza para sus objetivos futuros.