Como prevenir y controlar daños causados por sustancias peligrosas

Toda empresa, negocio o comercio está en la obligación de adoptar medidas para prevenir y controlar los efectos causados por sustancias peligrosas. Es necesario comprender que a diario nos vemos expuestos a este tipo de sustancias, no solamente en el trabajo, también en nuestros hogares, por lo cual se deben de adoptar medidas preventivas para evitar y reducir los riesgos durante su manipulación.

Existen muchos productos y materiales diseñados para tratar con este tipo de sustancias, desde filtros, removedores, equipos como guantes, bragas, materiales necesarios para prevenir daños a la salud, muchos de estos los puedes conseguir mediante empresas dedicadas al trato con este tipo de sustancias como Conterol, sin embargo la mejor forma de prevenir estos daños es adoptando medidas radicales.

Medidas preventivas

La principal medida preventiva es eliminar todo tipo de sustancia peligrosas innecesaria en el proceso de trabajo, sustancias como removedores, solventes u otros productos químicos, por ejemplo se puede optar por reemplazar algunos materiales como brochas, de esta forma no se necesitara emplear solventes para su limpieza.

Emplea productos menos dañinos y peligrosos

Cambiar sustancias peligrosas a base de solventes por otras menos abrasivas constituidas a base de agua, es una solución ideal para prevenir accidentes y daños en la salud de las personas que laboran en el área.

Medidas de control

Las medidas de control se pueden tomar y variar según cada trabajo, no todas aplican para los mismos procesos, sin embargo el principio trata de reducir el contacto con estas sustancias.

Modificar procesos laborales

Modificando los procesos de trabajo se puede lograr una reducción significativa al riesgo o daño por sustancias peligrosas, por ejemplo, en vez de emplear limpiezas manuales a equipos o herramientas, mejor utilizar un limpiador a base de agua que ayude con la remoción de elementos tóxicos.

Mejorar el área de trabajo

Espacios pequeños o cerrados suelen ser los principales focos de contaminación, lo mejor es agregar una buena ventilación en las áreas de trabajo, un ejemplo muy común es a la hora de trabajar con rociadores de pintura, ya que estos por lo general esparcen buena parte de su contenido al aire, lo que puede llegar a causar problemas en la piel, ojos, nariz y boca.

Utilice elementos de limpieza para la piel

Después de cada trabajo con sustancias peligrosas, lo mejor es limpiar bien la piel con un jabón suave que elimine las partículas depositadas durante el trabajo y luego aplicar loción humectante que permita retomar el estado natural de la piel. La piel débil o maltratada suele ser la principal afectada ante cualquier tipo de sustancia.

Emplee prácticas laborales más efectivas y menos peligrosas

Muchas veces empleamos métodos de trabajo poco efectivo y más peligrosos, por ejemplo al momento de aplicar algún solvente, por lo general se utiliza un paño, el cual se humedece con la sustancia para posteriormente aplicarlo al área de trabajo, en estos casos lo mejor sería emplear una brocha o elemento que no tenga que estar en contacto con nuestra piel, aun utilizando guantes.

Leave a Reply