Nuevas Tecnologías: Impresión de metales en 3D

Hemos elegido lo que llamamos las Tecnologías Innovadoras. La gente a menudo se pregunta, ¿qué quiere decir exactamente con “innovadora”?

Es una pregunta razonable: algunas de nuestras selecciones aún no han alcanzado un uso generalizado, mientras que otras pueden estar a punto de estar disponibles comercialmente. Lo que realmente estamos buscando es una tecnología, o tal vez incluso una colección de tecnologías, que tendrá un profundo efecto en nuestras vidas.

Fuente: Revista online sobre Tecnología

Para este año, una nueva técnica de inteligencia artificial llamada GAN está dando imaginación a las máquinas; los embriones artificiales, a pesar de algunas restricciones éticas espinosas, están redefiniendo cómo se puede crear la vida y están abriendo una ventana de investigación a los primeros momentos de la vida humana; y una planta piloto en el corazón de la industria petroquímica está tratando de crear energía completamente limpia a partir del gas natural, probablemente una de las principales fuentes de energía en el futuro inmediato. Éstos y el resto de nuestra lista valdrá la pena vigilarlos.

Impresión de metales en 3D

Mientras que la impresión en 3-D ha existido durante décadas, se ha mantenido en gran medida en el dominio de los aficionados y diseñadores que producen prototipos únicos. Y la impresión de objetos con cualquier cosa que no sea plástico -en particular, metal- ha sido costosa y dolorosamente lenta.

Ahora, sin embargo, se está volviendo lo suficientemente barato y fácil como para ser una forma potencialmente práctica de fabricar piezas. Si se adopta ampliamente, podría cambiar la forma en que producimos en masa muchos productos.

A corto plazo, los fabricantes no tendrían que mantener grandes inventarios; simplemente podrían imprimir un objeto, como una pieza de repuesto para un coche viejo, siempre que alguien lo necesite.

A largo plazo, las grandes fábricas que producen en serie una gama limitada de piezas podrían ser sustituidas por otras más pequeñas que ofrezcan una mayor variedad, adaptándose a las necesidades cambiantes de los clientes.

Piezas ligeras y resistentes

La tecnología puede crear piezas más ligeras y resistentes, y formas complejas que no son posibles con los métodos convencionales de fabricación de metal. También puede proporcionar un control más preciso de la microestructura de los metales. En 2017, investigadores del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore anunciaron que habían desarrollado un método de impresión en 3-D para crear piezas de acero inoxidable dos veces más resistentes que las fabricadas tradicionalmente.

También en 2017, la empresa de impresión en 3D Markforged, una pequeña empresa de reciente creación con sede en las afueras de Boston, lanzó la primera impresora de metal en 3D por menos de 100.000 dólares.

Startups enfocadas en impresión de piezas metálicas

Otra startup en la región, comenzó a enviar sus primeras máquinas de prototipado metálico en diciembre. Planea comenzar a vender máquinas más grandes, diseñadas para la fabricación, que son 100 veces más rápidas que los métodos de impresión de metal más antiguos.

La impresión de piezas metálicas es cada vez más fácil

Muchas empresas ahora ofrecen software que genera diseños listos para la impresión en 3D. Los usuarios le dicen al programa las especificaciones del objeto que desean imprimir, y el software produce un modelo de computadora adecuado para la impresión.

Desde hace tiempo es partidaria de utilizar la impresión en 3D en sus productos de aviación, dispone de una versión de prueba de su nueva impresora para metal que es lo suficientemente rápida como para fabricar piezas de gran tamaño. La compañía planea comenzar a vender la impresora en 2018.

Leave a Reply