Un nuevo Super-Jet

En 2003, tras el gravísimo accidente ocurrido durante el despegue, el Concorde, el avión de pasajeros supersónico más famoso jamás construido, llegó a su fin.

Desde entonces, la aviación civil ha dedicado sus esfuerzos al desarrollo de aviones cada vez más ecológicos, más grandes y seguros, centrándose más en la cantidad que en la velocidad. Prueba de ello son el A380 del Airbus europeo y el 787 Dreamliner de la empresa americana Boeing. Aviación tecnológicamente avanzada, más ligera, más grande, menos contaminante, más silenciosa.

Pero el sueño de hacer volar a los directivos adinerados de un continente a otro a velocidades supersónicas y reducir los tiempos de viaje nunca ha muerto.
Richard Branson, CEO de Virgin Galactic, está desarrollando un proyecto que probablemente verá la luz del día, superado todas las pruebas rígidas de la aviación civil en 2020.

BOOM es su nombre y es un avión supersónico de nueva concepción por ahora sólo en papel y en renders publicitarios. 25 modelos sólo se encargaron por adelantado en la fase de diseño.

Sería un jet supersónico capaz de volar a una velocidad de unos 2.600 kilómetros por hora, unas 3 veces más que el actual avión de pasajeros y en cualquier caso mucho más que el decano de los vuelos supersónicos, el legendario Concorde ahora retirado.

El jet, en papel, podría recorrer la ruta San Francisco – Tokio en unas 4 horas y Londres – Nueva York en unas 3 horas.

Esta velocidad estaría garantizada por los nuevos materiales con los que se construiría; materiales súper ligeros como el carbono y por el peso obtenido al reducir los asientos a sólo 40 en comparación con unos 100 del Concorde.

El interés en el proyecto es alto y la construcción podría comenzar ya en 2017 para poder obtener toda la certificación necesaria para el año 2020 y comenzar la actividad comercial inmediatamente después.

Un avión de este tipo con un número tan pequeño de asientos, obviamente abastece a un grupo muy selecto de hombres de negocios ricos y por esta razón los billetes no serán ciertamente baratos, se dice que 5.000 euros por pasajero.

Leave a Reply